Realizar una Buena Práctica en la Preparación de Alimentos puede Prevenir Diversas Enfermedades

0
217

El botulismo de transmisión alimentaria es una enfermedad grave y puede ser mortal, a la vez que es un trastorno poco frecuente que se produce por las sustancias toxicas de una bacteria denominada Clostridium botulinum.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) las esporas producidas por la bacteria  Clostridium botulinum son termorresidentes ampliamente difundidas en el medio ambiente, que en ausencia de oxígeno germinan, crecen y excretan toxinas. Cuatro de las siete formas diferentes pueden causar botulismo humano y el resto provoca enfermedades en los mamíferos, aves y peses. Si bien no han existido casos de transmisión de la bacteria de humano a humano.

Se han identificado tres formas comunes de adquirir el botulismo, una de ellas es a través de las heridas cuando se ve infectado por la bacteria; botulismo en infantes el cual se ha relacionado con el consumo de miel en los bebés, y el botulismo por ingerir alimentos contaminados por la toxina. Todos estos tipos de botulismo son considerados como urgencias médicas.

Lo que puede llegar a ocasionar es el funcionamiento irregular del sistema nervio, ocasionando debilidad y parálisis que a su vez puede producir deficiencia respiratoria. Así mismo no se genera por la bacteria propiamente sino por la toxina que produce, manifestándose aproximadamente entre las 16 y/o 36 horas después de haber consumido un alimento, aunque existen casos donde el periodo de incubación puede presentar síntomas hasta después de varios días.

Con respecto al diagnóstico es una enfermedad que puede llegar a confundirse con el síndrome de Guillain-Barre, poliomielitis, accidente cerebrovascular, intoxicación por metales pesados entre otras enfermedades. Además si es atendido de forma oportuna tiene mayor probabilidad de supervivencia, dado que  puede llegar a ser mortal.

Existe un método de prevención, el cual es mantener los alimentos en un adecuado almacén, empleando las técnicas de enlatado adecuado, preparar y consumir alimentos de forma segura, mientras que en los lactantes se recomienda no alimentarlos con miel debido a que están en proceso de fortalecer su flora intestinal.      

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here