Semana Mundial de la Lactancia Materna

“Empoderémonos ¡Hagamos posible la Lactancia Materna!”

La Semana de la Lactancia Materna se celebra cada año del 1 al 7 de agosto, con motivo de fomentar esta práctica en todo el mundo y así poder generar una mejor salud para los lactantes y beneficios para las madres. Dicha iniciativa surgió en el año de 1990 por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UNICEF cuando promovieron la Estrategia para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño, esto en materia de fomento, protección y apoyo a la lactancia materna.

Se considera lactancia materna a la alimentación del bebé a través de la leche materna, idealmente debe ser de la mamá a su bebé. Sin embargo cuando suelen existir complicaciones en la madre o el bebé lo que se realizaría es obtener la leche materna y pasar a distancia, indicó la Mtra. Rocío López Ortiz, Coordinadora de Lactancia Materna en el Instituto Nacional de Perinatología.

La OMS recomendación actualmente alimentar al bebé hasta los seis meses en forma exclusiva, es decir, leche materna únicamente sin incluir ningún otro líquido con fines de alimentación o para cubrir alguna necesidad de líquidos. Debido a que la leche materna tiene todos los nutrimentos que el bebé necesita desde su nacimiento y hasta los seis meses.

De acuerdo con la Mtra. Rocío se ha realizado múltiples estudios donde indican que la leche materna se va adecuándose a las necesidades nutricias de los bebés y tiene un valor muy importante ya que es una vacuna natural. Porque se está hablando sobre la transferencia de células vivas que ayudan a proteger al bebé, considerado como una protección pasiva; mientras los bebés durante los primeros seis meses tendrán contacto con microorganismos propios de su entorno, con algunas enfermedades y pueden ir haciendo su propia inmunidad activa. Sin dejar de tener propiamente contacto con las vacunas que van a estimular su sistema inmunológico para generar las defensas que el bebé necesita.

Es importante considerar que la leche materna se va a formando de la dieta natural y habitual de la mamá, teniendo un sabor que va a ir cambiando en función de la alimentación; por lo tanto el bebé está dispuesto a aceptar la introducción de otros alimentos diferentes a la leche materna.

No obstante se debe reducir el exceso de grasa, alimentos condimentados, picante y eliminar nuevos alimentos que ella no maneje de manera habitual porque no sabe cómo va a responder.

Durante la lactancia materna pueden existir problemas al momento de amamantar como por ejemplo cuando la madre no fue capacitada o recibió apoyo desde el embarazo que es el momento ideal para iniciar la preparación hacia la lactancia materna. Enfrentándose así a algunas molestias transitorias que deben ser abordadas de manera oportuna.

Cuando nos limitamos solo en alguna molestia si no se manejan de manera adecuada pueden derivar en algunas molestias más importantes hasta llegar a problemas severos en algunos casos, indica la Mtra. Rocío López,- pero lo más importante es que el no tener un apoyo adecuado de un profesional de la salud puede llevar a tomar decisiones como el introducir algún sucedáneo. Y esto quizá sea el inicio para abandonar la práctica de la lactancia exclusiva.

Es por eso que durante esta Semana Mundial de Lactancia Materna se ha hecho mucho énfasis en las madres para que sean capacitadas en la extracción de leche, debido a que muchas de ellas ya están incluidas en el sector laboral. Por lo tanto una vez agotada su licencia tendrán que regresar a su ámbito laboral y esa es una de las principales causas de abandono a la lactancia que impide que se lleve a una lactancia exclusiva en los primeros seis meses.

La iniciativa el Hospital Amigo del Niño, lanzada por la OMS y la UNICEF indica que se deben capacitar a las madres en esta acción de leche materna manual una vez que egresan de los hospitales.

En nuestro país existen ya varios centros que participan con esta iniciativa, como lo es el  Instituto Nacional de Perinatología desde enero del 2018. Estando nominado como Hospital Amigo del Niño y trabaja en pro de la lactancia materna. Su Clínica de Lactancia es una estrategia para impulsar y proteger la lactancia materna.

Dentro de este espacio se capacitan a las embarazadas con un taller de lactancia, a través de la accesoria individual si lo requiere la mamá o la familia a partir del inicio del embarazo para aclarar todas sus dudas y así ellas puedan hacer un plan sobre sus necesidades sobre cómo van a manejar su lactancia una vez que nace el bebé.

Continúa comentando la Mtra. Rocío que esto es pensado en función de las actividades de las madres, si son trabajadoras o se van a quedar en casa, además de que actualmente hay un número de madres jóvenes que aún regresan a las escuelas. O bien aquellas que ya tuvieron experiencias de lactancias previas y no fueron muy exitosas.

La intervención de la lactancia materna es una de las acciones costo-efectivo más económicas y de mayor impacto en la salud de nuestra población. Todo profesional de la salud trabaja por el bienestar de su población, en este caso de las madres y de los niños, así que ellos deben considerar antes la decisión de incorporar un sucedáneo, o de realizar un que la madre lo vaya a tomar en un sentido negativo.

Es importante que todos los centros de salud de primero, segundo y tercer nivel realicen acciones para hacer más visible el tema de la Lactancia Materna y sea visto como algo natural además de ayudar a empoderar a las mujeres.

Como lo expresó la Mtra. Rocío López coordinadora de Lactancia Materna es muy importante quitar el foco de la lactancia como responsabilidad de la mujer ya que fisiológicamente le toca a la mamá producir la leche pero es un tema de trabajo en equipo y el equipo empieza con la pareja y la familia y lo acompaña toda la sociedad, así como todas las instituciones.

Además para concluir la entrevista para Notiexpos y Congresos recomendó que no solo los médicos, deben trabajar con este tema de la lactancia materna sino que también  las enfermeras, nutriólogos, psicólogos, trabajadora social y todo profesional de la salud deben formar redes de apoyo, es decir, que en su grupo de trabajo exista una persona que sea experta o que conozca un poco sobre el tema de lactancia. Recordar que la lactancia es de tiempo no de receta ya que no se puede indicar a la mamá que lacte si no la va a acompañar o corregir para hacer las intervenciones que sean necesarias.

“Es un tema de tiempo, de paciencia, de empatía y como profesionales de la salud es estar sensibilizados el valor que tiene esta simple acción

Comentarios: