SALUD MENTAL Y COVID 19

0
191

“Sin salud mental, no hay salud física” La OMS ha usado este lema como emblema cada 10 de octubre durante algunos años y es una frase que toma singular importancia en estos tiempos que vivimos en donde tanto se necesita mitigar el dolor emocional.

Con la expansión del COVID 19 en el mundo, nos encontramos en medio de un fenómeno global que vas más allá de una pandemia. Los expertos en salubridad mencionan que se trata de una crisis humanitaria que hace que nos cuestionemos si las dinámicas laborales, familiares y de prevención que hemos llevado durante décadas son las correctas o debemos evolucionar, esto con el objetivo de tomar consciencia sobre la importancia del cuidado de la salud.

Damir Huremovic, menciona  en su libro “Psychiatry of Pandemics” tres aspectos psicológicos y psiquiátricos con los que  los trabajadores de salud se encontraban  durante periodos de cuarentenas y aislamiento prolongado en medio de  pandemias; el primero se trataba de la percepción del riesgo, los trabajadores se percibían  vulnerables y eso en ocasiones entorpecía procesos, además  las tomas de decisiones que en otro momento podrían haber sido sencillas, se tornaban imposibles de resolver; esto traía consigo la segunda observación que se trataba de un impacto en la vida laboral, es decir, las personas dejaban de ser eficientes y productivas, el miedo les paralizaba; la tercera se enfoca en la depresión, los trabajadores mencionaban pasar por estados depresivos durante su estancia en las labores, en otras ocasiones encontraban también episodios de ansiedad.

Las emociones son reacciones corporales producto de interpretaciones personales sobre estímulos y eventos, para Ekman existen seis, son:  alegría, enojo, miedo, tristeza, asco y sorpresa; son universales e importantes en la cultura para construir la identidad psíquica.

Los trastornos del estado de ánimo radican en el estancamiento de una emoción, es decir que vivamos una sobre las otras durante cierto tiempo y que no fluyan normalmente

El objetivo de la consciencia sobre las emociones radica en que conozcamos que no hay emociones buenas o malas sino simplemente sensaciones que se deben vivir, experimentar y dejar pasar, por lo que a continuación se mencionarán algunas recomendaciones para sobrevivir a los trastornos del estado de ánimo durante la cuarentena:

  • Permanecer durante mucho tiempo en casa genera malestar psicológico, la sobreinformación puede producir episodios de ansiedad y preocupación excesiva por lo que se recomienda desconectarse de los medios tradicionales como la  radio  y la televisión ya que saturan con  noticias constantes sobre la pandemia en México. Limitar el uso de las redes sociales también se debe tomar en cuenta, sobre todo, tratándose de información poco confiable.
  • Ocupar el tiempo en actividades productivas en casa como la limpieza exhaustiva, rediseñar espacios, ordenar los libros, abrir el guardarropa y sacar las prendas que no se ocupan,  pintar o decorar pueden funcionar en este periodo.
  • Existe una técnica psicológica dentro de la psicología cognitiva que se llama “Stop a las ideas”, consiste en detener pensamientos que producen daño emocional, si bien se requiere un entrenamiento previo, es muy útil para identificar cogniciones que enfrascan a las personas en depresión, ansiedad y desesperanza. El uso de un diario de autorregistro podría ser una espléndida herramienta para conocerte y mejorar la relación que llevas contigo mismo.
  • Por otra parte, es necesario señalar que cambiar el enfoque con el que afrontamos el aislamiento es indispensable para empoderar al personal de salud, es decir, dejar de creer que nos privamos de las actividades que nos gustan para sustituirlas por pensamientos dirigidos a que hacemos un bien para la humanidad  y que estamos salvando vidas.
  • El uso de la tecnología para estar en contacto con seres queridos es indispensable para estar atentos a su salud y con ello reafirmar los lazos de amor y comunión.
  • Actividades físicas que sean fáciles de hacer en casa. Aprender ejercicios de respiración diafragmática es una gran idea, practicarla junto con imaginería apoya en la disminución de la sintomatología de ansiedad y depresión. Las dinámicas de yoga en línea combinando algún tipo de relajación son complementos ideales para reducir el estrés.
  • Planear rutinas de actividades en casa diariamente, ciertas personas usan pizarrones, agendas, stickers o algún apoyo visual para organizar los deberes cotidianos como una forma de estructurar su vida y darle sentido.
  • Mantener distancia física durante la cuarentena es fundamental para la población, la longitud mínima requerida entre una persona y otra es de 1.50 mts. Fomentar hábitos de higiene  en las personas, como el lavado de manos, se convierte en un aspecto fundamental para alcanzar el éxito a largo plazo.
  • La práctica de la espiritualidad ha sido para algunas personas un medio de canalización de las emociones y un sostén psicológico para mantener la calma en momentos de estrés.

Considerar al menos 6 de los puntos anteriormente mencionados mejoraría  la calidad de vida de las personas en general, pero sobre todo de las que laboran en el sector salud.

Dejar fluir las crisis es importante ya que en los procesos de aprendizaje las recaídas son parte de ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here