Presenta la Asociación Farmacéutica Mexicana, el libro Libellus de Medicinalibus Indorum Herbis

0
693

El pasado viernes, la Asociación Farmacéutica Mexicana, presentó el Códice de Martín de la Cruz-Badiano, Libellus de Medicinalibus Indorum Herbis, en el auditorio «Dr. Alberto Guevara Rojas» de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Hablaron sobre la importancia del libro y su autor, la Dra. Carmen Giral, la Mtra. Abigail Aguilar y el Dr. Carlos Viesca. Entre otras cosas, La doctora Giral mencionó que el camino que recorre el Libellus lleva a pensar en la fuerza de su contenido y en la vigencia que tiene hoy en día.

Señala la historia, respecto a este ejemplar, que ya Fray Jacobo de Grado, encargado del Convento y Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco, tenía en su posesión el texto creado y traducido para Francisco de Mendoza, hijo de Antonio de Mendoza, primer virrey de Nueva España. Mendoza envió el texto a España, donde fue depositado en la biblioteca real. Es probable que haya permanecido ahí hasta el siglo XVII, cuando apareció en posesión de Diego de Cortavila y Sanabria, farmacéutico de Felipe IV. De Cortavila pasó al cardenal italiano Francesco Barberini, quizá a través de interpósitos propietarios. El Libellus permaneció en la biblioteca de Barberini hasta 1902, cuando ella misma pasó a formar parte de la Biblioteca Vaticana.

El Códice lo tenemos en México gracias al Dr. Miguel León Portilla, que cuando formaba parte del Comité para la Restitución de Bienes Culturales de la UNESCO y solicitó a la Santa Sede la entrega del Códice que se resguardaba en la Biblioteca Apostólica Vaticana. El manuscrito fue entregado en 1990 por Juan Pablo II y hoy se encuentra en el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia del INAH.

¿Qué se sabe de Martín de la Cruz?

Martín de la Cruz fue un sabio indígena mexicano del siglo XVI y fue autor, entre otros, del llamado Códice de la Cruz-Badiano, escrito en la Nueva España durante la época de la conquista. Se sabe que estudió en un Calmécac y a los 50 años ingresó en el Real Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco (fundado en 1533).

Su libro original se llama Amate-Cehuatl-Xihuitl-Pitli y en este códice aparece él en la portada usando un traje de médico a la usanza indígena.

El otro autor, Juan Badiano (1484-1560) nació en Chililico, hoy Barrio La Santísima, Xochimilco. A los 8 años estudiaba con los Siete Sabios del Lugar (tlacuilos o escribas) del siglo XVI. A los 51 años, por ser descendiente de nobles, es aceptado para su ingreso en el Real Colegio de Santa Cruz Tlatelolco, en donde aprendió español, religión y latín, siendo compañero de Martín de la Cruz. Durante la época de la conquista siendo un texto de gran importancia en farmacia.

El libro, titulado en latín «Libellus de medicinalibus indorum herbis», fue editado en 1552, cambiando para siempre el mundo de la farmacia debido a que contenía descripciones de 185 plantas diferentes de América, así como sus usos terapéuticos.

El códice Cruz-Badiano originalmente es un libro con dibujos coloreados y algunos en blanco y negro. Los dibujos se encuentran en folios de 58 hojas (de dimensiones de 25,2 por 15 cm). El Códice está dividido en función de los distintos padecimientos de la época.

Es sin duda, señaló la doctora Giral, “la primera Farmacopea de América, y desde luego el primer tratado de Farmacognosia del continente americano basado en conocimientos autóctonos”.

Y agrega: Analizando los pocos testimonios existentes y tomando con las debidas reservas, los remedios y medicamentos plasmados en el Libellus, muestra un claro indicio de la existencia de una práctica farmacéutica entre los mexicas institucionalizada, sistematizada y sujeta a reglamentos. La presencia de formularios para la elaboración de medicamentos, llamados Ticiámatlo Amochpatli, lo corrobora”.