Los Síntomas del Estrés Pueden estar Afectando la Salud

De acuerdo al último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 75 por ciento de los mexicanos padece estrés poniéndonos a la cabeza de un listado en el que se encuentran China, con 73 por ciento, y Estados Unidos, con 59 por ciento.

La alostasis es el proceso por el cual el cuerpo reacciona al estrés, teniendo una respuesta física y psicológica. Suele presentarse principalmente en estrés agudo a corto plazo o estrés crónico a largo plazo.

Cuando el primero de ellos se hace presente no tiene mucha afectación en el individuo, incluso se considera beneficioso cuando ocurre por corto tiempo. Sin embargo si se vuelve crónico a largo plazo puede llegar a tener afectaciones en la salud como la presión arterial alta, enfermedades cardiacas, problemas en el sistema digestivo, en el sistema nervioso, obesidad o diabetes.

El estrés puede llegar a manifestarse de diversas formas, como puede ser de manera emocional, cognitivos, conductuales o fisiológicas. Todas estas son afectaciones por causas externas que pueden ser por trabajo, finanzas personales, violencia, tránsito vehicular  o por problemas familiares o de pareja.

Para combatir el estrés los especialistas de Mayo Clinic nos comparten siete consejos que ayudarán a bajarle el ritmo a un ajetreado día:

  1. Haz ejercicio: el ejercicio, sin importar cuál se practique, puede actuar como un calmante para el estrés. Estar activo aumenta sus endorfinas para sentirse bien y distraernos de las preocupaciones diarias.
  2. Intenta la meditación guiada: varios estudios han demostrado que la meditación y el yoga ayudan a disminuir el estrés y la ansiedad, además de mejorar el estado de ánimo y la sensación general de bienestar.
  3. Sonríe: un buen sentido del humor no puede curar todas las dolencias, pero cada vez más estudios están de acuerdo en que son muchas las cosas positivas que puede lograr la risa.
  4. Habla con un amigo: la interacción social es un excelente remedio contra estrés porque ayuda a distraernos. Los amigos nos brindan apoyo y ayudan a tolerar los altibajos de la vida.
  5. Pon límites: es posible que queramos hacerlo todo, pero no puede, al menos no sin pagar un precio. Aprender a decir no o estar dispuesto a delegar puede ayudarnos a administrar nuestros pendientes y por ende nuestros niveles de estrés.
  6. Escribe: plasmar en papel (o en la nube) nuestros pensamientos y sentimientos puede ser un buen alivio para las emociones acumuladas. No pienses en qué escribir, solo deja que suceda. Escribe lo que se te ocurra. Nadie más necesita leerlo así que no es necesario fijarse mucho en la gramática u ortografía.
  7. Mantén tus manos ocupadas: lee un buen libro, aprende un nuevo idioma, toma clases de pintura. Lo importante es realizar actividades que nos distraigan de las fuentes que nos causan estrés, dedicando tiempo a cosas que nos guste hacer.

Comentarios: