Las Mujeres que Roncan Podrían Correr más Riesgo de Enfermedades Cardíacas.

0
226

Los ronquidos son ruidos respiratorios fuertes y frecuentes, que puede llegar a ser molestos para las personas, además se suele pensar que los hombres son los que padecen más esta situación durante el sueño.

De acuerdo con el Dr. Virend Somers, cardiólogo de Mayo Clinic, esta situación se debe porque “la amplia mayoría de pacientes son hombres; por lo tanto, como son más numerosos, los estudios sobre la apnea del sueño se concentran principalmente en ellos”.

Sin embargo existen factores de riesgo para el ronquido que no solo incluye ser perteneciente al sexo masculino, como son los siguientes:

  • Tener una edad avanzada
  • La obesidad, influye por la acumulación de grasa en el cuello o en el estomago
  • Consumo de alcohol
  • Congestión nasal crónica
  • Mandíbula inferior pequeña o retraída
  • Se dice que el ronquido puede ser hereditario
  • Embarazo
  • Menopausia

Todos estos factores de riesgo incluyen a ambos sexos por lo tanto, si se detecta que se está roncando demasiado y llega a presentar síntomas al despertar o durante la hora de dormir como: cefaleas, episodios de ausencia de la respiración, dificultad para concentrarse, si el sueño no parece reparador o dolor de pecho, es recomendable acudir con un médico.

Como lo menciona el Dr. Somers  “cuando una mujer presenta apnea del sueño, es más probable que ocurra después de la menopausia, pues hay que recordar que pasado ese período, la mujer pierde el efecto protector de las hormonas. Algunas mujeres posmenopáusicas también pueden ganar peso y esa combinación podría aumentar el riesgo. Si usted cree que podría tener este padecimiento se recomienda acudir al médico”

No solo para tratar la apnea obstructiva del sueño (AOS) sino porque pueden correr más riesgo de problemas relacionados con el corazón. Debido a que este padecimiento se asocia con la hipertensión, de acuerdo con el manual de MSD sobre la AOS, muestra sobre la evidencia clínica y experimental disponible, sugiere que existen al menos tres componentes importantes en el desarrollo de la hipertensión asociada:

1) La potenciación de las respuestas reflejas hipóxicas por activación repetitiva de los quimiorreceptores del cuerpo carotídeo.

2) La hiperactividad simpática sostenida.

3) La disrregulación del balance de los sistemas vasoactivos que controlan la presión arterial.