La cirugía para reducción de mamas se realiza generalmente para aliviar un problema físico más que por motivos estéticos.

Foto: www.scpu.org.uy

Regularmente se habla de la cirugía en aumento de busto y son realizadas por razones estéticas, sin embargo existe la opción de reducción de mamas que es para aquellas personas que suelen presentar problemas de salud.

La reducción de las mamas o mamoplastia es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de las mamas mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, haciendo más pequeñas ligeras y firmes. En la mayoría de los casos, se recomienda que las adolescentes esperen hasta terminar su desarrollo para someterse a la reducción de las mamas.

Sin embargo, cuando los síntomas hacen difícil realizar las actividades cotidianas o interfieren con la calidad de vida, se puede proseguir con la reducción de las mamas aunque no haya terminado el desarrollo. En ese caso y si los senos todavía no han terminado de desarrollarse, existe la posibilidad de requerir una segunda operación más adelante. Igual que con toda cirugía, la reducción de las mamas conlleva algunos riesgos; pero si es realizada por un cirujano acreditado y con experiencia esos riesgos son bajos.

De acuerdo con el Dr. Nho Tran cirujano plástico Mayo Clinic, Rochester Minnesota “la técnica específica que se emplea en la cirugía puede variar un poco. Por lo general el cirujano hace una incisión alrededor de la areola y luego baja por el seno. Después retira el exceso de tejido mamario de grasa y de piel para reducir el tamaño del seno.”

En condiciones normales no se separa el pezón ni la areola para mantenerlos conectados a provisión sanguínea y conservar la sensibilidad del pezón después de la cirugía; pero en ciertos casos raros, puede ser necesario extraer el pezón y la areola para luego conectarlos más alto en el seno, como injertos de piel. En esos casos el pezón queda entumecido después de la cirugía.

En algún caso la cirugía de reducción de las mamas dificulta la lactancia pero todo depende de cómo se realice la operación. Además es común que existan cardenales y cierta hinchazón en el periodo posterior de la cirugía generando problemas médicos como dolores de espalda, cuello, problemas de respiración o deformación en el esqueleto, además también se realiza en hombres que sufren de ginecomastia.

El tiempo estimado que toma realizar la cirugía de reducción de mamas esta entre 3 a 4 horas bajo anestesia general. Durante la cirugía se logran dos objetivos uno de ellos es reducción y el segundo elevar la mama debido a que en la mayoría de los casos el tener senos grandes implica que estén caídos.

A fin de que la paciente pueda ser apta para la cirugía de la reducción de las mamas, debe gozar de buena salud y ser capaz de tolerar la anestesia. Además necesita tener suficiente tejido mamario restante después del procedimiento para que sea posible moldearlo nuevamente en un seno de menor tamaño que coincida con su peso y estructura corporal.

La cirugía para la reducción de las mamas suele servir para aliviar el dolor crónico de la espalda, los espasmos musculares del cuello y el dolor del hombro provocado por los senos grades. Otras ventajas generales son: mejor postura, mejor apariencia de los senos y menos irritación en la piel debajo de los senos.

En general los riesgos principales de la cirugía para la reducción de las mamas son los mismos que los de cualquier otra cirugía, o sea, de infección, sangrado y coágulos sanguíneos. Existe también la posibilidad de sentir entumecimiento en los pezones y las areolas después de la cirugía. Además advierte el especialista de Mayo Clinic el Dr. Nho Tran es importante que la paciente este consiente que tendrá cicatrices permanentes en la parte inferior y exterior de los senos, las cuales se van atenuando con el tiempo, pero nunca desaparecen.

Comentarios: