Inyecciones Intramusculares de Insulina Afectan Control Glucémico

0
136

Un error muy frecuente que cometen las personas que viven con diabetes en la aplicación de insulina es una técnica de inyección incorrecta, relacionado con las inyecciones intramusculares. Esto es, que la insulina debe aplicarse únicamente en el tejido subcutáneo, sin llegar al músculo, de lo contrario se pone en riesgo el control glucémico del paciente.

Actualmente, se dispone de una amplia variedad de insulinas. La diferencia entre cada una de ellas es el tiempo de acción, el inicio y el fin de su utilización en nuestro cuerpo. El médico tratante es quien indica qué tipo de insulina administrar de acuerdo con la necesidad que se desea cubrir en cada paciente. Una inyección intramuscular supone un riesgo latente para el control glucémico debido al desfase en los tiempos de acción de la insulina con los horarios previamente establecidos en el plan de cuidado para ingerir sus alimentos o realizar algún ejercicio físico.

Sobre el tema, la Lic. Teresa Tafolla, Educadora en Diabetes explica: “Sin importar el tipo de insulina que cada paciente requiera para su tratamiento, todas deben inyectarse en el tejido subcutáneo ya que es ahí donde la insulina se absorbe a una velocidad estable, predecible y mantenida, lo cual permite asegurar un efecto sostenido del medicamento aplicado”.

Los riesgos comúnmente asociados con la inyección intramuscular son la hipoglucemia inexplicable y la variabilidad glucémica. Ambas fluctuaciones en el nivel de glucosa en sangre se relacionan con el desarrollo de las complicaciones conocidas de la diabetes.

Para evitar todo esto y lograr una terapia de insulina exitosa, la Lic. Tafolla recomienda el uso de herramientas seguras, únicas y confiables para que la experiencia sea más precisa, ya que será una práctica que acompañará a las personas que viven con diabetes durante toda su vida.

Está demostrado con base científica que la insulina es el tratamiento óptimo para el control de la diabetes, así que es preciso administrarla de manera correcta para aprovecharla al máximo y alcanzar los resultados deseados. Al evitar las inyecciones intramusculares, se evitarán también las complicaciones de una diabetes mal controlada y se alcanzará una mejor calidad de vida”, concluye la Educadora en Diabetes TeresaTafolla.