Es Importante Descartar un Problema de Salud ante la Dificultad de la Lectura en los Infantes

0
32

La dislexia es un trastorno de aprendizaje de la lectura de carácter persistente y especifico, por lo que también se conoce como dificultad de lectura y afectan zonas del cerebro que procesan el lenguaje. En 1968 la Federación Mundial de Neurólogos (World Federation of Neurology) definió la dislexia como: “un trastorno en los niños, que a pesar de la experiencia convencional en el aula, no logran alcanzar las habilidades lingüísticas de lectura, escritura y ortográfica con sus capacidades intelectuales”.

La mayoría de las investigaciones relacionadas a la dislexia se han generado desde el campo de la pedagogía, aunque fue a finales de los sesentas en Europa y Norteamérica se comenzó a relacionar con anomalías de migración celular en las corteza cerebral, por tales motivos se ha estado investigando con bases neurobiología y cognitivas de este trastorno neuropediátrico.

Este tipo de trastornos no tiene cura y sus causas aún siguen siendo desconocidas,  aunque se han generado muchas teorías con relación a este trastorno neurológico principalmente por parte de psicólogos quienes atienden este problema en el infante,  dado que es detectado durante la etapa en que el niño está aprendiendo a leer y escribir por lo tanto se comienzan a mostrar signos indicativos del trastorno, que si bien no es considerado como peligroso pero puede verse afectado el autoestima y las relaciones social.

Es importante descartar problemas en la visión ya que también puede asociarse con dificultades de la lectura, problemas con la audición, revisión con un especialista neurólogo para verificar que no se trata de algún otro problema con el cerebro o el sistema nervioso y/o acudir con un especialista en la conducta.

No existe un tratamiento o cura para la dislexia por lo que es algo que acompañara a la persona de por vida, aunque es posible que mejore sus habilidades en lectura y escritura con una atención y método de aprendizaje adecuado, a diferencia de aquellas personas que son detectados con dislexia en edades mayores, debido a que pueden llegar a presentar dificultades en su vida personal y entorno social.

Cuando una persona tiene dislexia no es motivo de considerar que tienen un bajo coeficiente intelectual, porque poseen la misma inteligencia que aquellas que no tiene este trastorno o existen casos de superar las expectativas normales. Lo que si puede verse afectado es la manera en como interpretan ciertas cuestiones cotidianas, dado a que tienen dificultad con los sonidos.

Se dice que este trastorno tiene un componente genético, además recientes investigaciones han hallado diferentes áreas cromosomáticas que parecen intervenir en el desarrollo de la dislexia, por ejemplo el más destacado es un gen que se desarrolla en el cromosoma 15, de acuerdo a lo publicado por la Universidad de Helsinki en Finlandia y fue descubierto en el 2003 en una familia finlandesa.

Los expertos distinguen dos tipos de dislexia, una es la adquirida y la evolutiva, se dice que la primera está asociada por un accidente cerebrovascular, así como un traumatismo craneoencefálico o un tumor cerebral, en cambio la segunda se manifiesta en función del desarrollo y crecimiento de la persona afectada.

Mucho se ha hablado a lo largo de la historia sobre la presencia de la dislexia en personalidades famosas aunque no se han confirmado si realmente tenían este trastorno como es el caso de: Leonardo Da Vinci, Carlos XI rey de Suecia, Alberth Einstein o Galileo Galilei, solo por hacer mención de algunos.