Día Mundial del Lavado de Manos

“Una atención limpia para todos, está en sus manos” es el tema de este año para seguir generando conciencia en toda la población.

Imagen: www.tvcrecer.com

El lavado de manos es una de las estrategias de salud más eficientes y baratas  para la población en general. Es importante realizar esta acción con agua y jabón; siempre es necesario lavarse las manos antes de cocinar o preparar alimentos, antes de comer y después de ir al baño o después de cambiar el pañal de un bebé.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en el caso de los profesionales de salud es muy importante lavarse las manos antes de realizar ciertas actividades, ya que las manos son la parte del cuerpo que más utilizan para estar en contacto con sus pacientes, por lo que se recomienda:

  1. Lavarse las manos antes de tocar al paciente, esto es para evitar contagiar de algún virus o bacteria que pudiera contener en las manos.
  2. Lavarse las manos antes de realizar una tarea de limpia/séptica, con la finalidad de evitar un riesgo grave de infección en el paciente.
  3. Lavarse las manos después del riesgo de exposición a líquidos corporales
  4. Lavarse las manos después de tocar a un paciente, esto es cualquier acción de revisión no invasiva que se le realice como el tomar el pulso o la presión arterial, auscultar el pecho, efectuar un electrocardiograma u otros tipos de tratamientos no invasivos.
  5. Lavarse las manos después de estar en contacto con el entorno del paciente, esto toma acción por ejemplo en hospitales, clínicas o centros de salud donde estén internados ya que el profesional de salud puede realizar tareas que impliquen cambiar al paciente de cama teniendo contacto con las sabanas, entre otras acciones.

Esta acción del lavados de manos en su mayoría se le atribuye al médico húngaro Ignaz Philipp Semmelweis quien indicó en su teoría “Sobre el contagio de fiebre puerperal y la mala higiene de lavados de manos de los profesionales de salud de la época” quien en 1847 dentro del Hospital General de Viena comenzó a poner en práctica en todos los estudiantes y doctores un decreto de lavarse las manos después de estar en la morgue para poder entrar a la sala de parto donde se encontraban todas las mujeres.

Sin embargo para la mayoría del personal médico resultaba fastidioso realizar esta acción por lo que durante esa época no era muy bien visto el lavado de manos, ya que se creía que quitaba el tiempo de aprendizaje y no servía de nada. Pero fue hasta 1855 cuando asume la cátedra de Obstetricia Teórica y Práctica en la universidad e Pest donde sus políticas de limpieza y lavado de manos comienzan a implementarse en partes de Europa.

Tras estos antecedentes, si se realiza esta simple acción se podrán salvar millones de vidas, por lo que en el marco del 15 de octubre se utiliza para concientizar a la población en general, sobre la importancia de una simple acción que trae grandes beneficios para la salud y la economía de un país.

Comentarios: