Día Mundial del Cerebro

“De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud los trastornos neurológicos son una causa importante de mortalidad y a escala mundial representan el 12% de muertes”

0
137

El cerebro es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, porque a través de sus funciones se tiene control de varios órganos que nos permiten realizar varias acciones. Al ser tan importante a partir del 2014 la Federación Mundial de Neurología decidió celebrar cada 22 de julio el Día Mundial del Cerebro para recordar la importancia de la salud mental y las enfermedades cerebrales.

Cuando uno se encuentra en edad adulta el cerebro puede llegar a pesar entre 1.300 o 1.400 gramos, así como funcionar de manera rápida y automática si se encuentra en estado sano. Es importante tener en consideración que el cerebro de un niño con el de un adulto son diferentes ya que el primero de ellos se encuentra en desarrollo, por tal motivo es más fácil aprender más cosas y retenerlas mejor en la memoria, a diferencia de un adulto ya que la mayoría de los científicos consideran importante mantener a este órgano en forma, a través de aprendizajes, resolver nuevos retos o establecerlo activo durante toda la vida.

Sin embargo cuando no se encuentra en un estado óptimo puede llegar a presentar fallas que van desde pequeños malestares hasta intensificarse y tratarse como graves. Debido a que el cerebro es muy complejo por todas las funciones que realiza es importante atender cualquier molestia ante un especialista en neurología ya que ellos son los encargados de estudiar, detectar, tratar y rehabilitar cualquier trastorno o enfermedad neurológica que se presente en el ser humano.

Entre las más frecuentes y conocidas se encuentran las enfermedades neurológicas como los tumores, las malformaciones, trastornos neurogenéticos, trastornos metabólicos, trastornos neuromusculares, esclerosis múltiples, epilepsia o accidentes cerebrovasculares, entre otros. También pueden presentarse problemas relacionados con la salud mental, el comportamiento y/o desarrollo, dentro de los que destacan los trastornos de ansiedad, trastornos compulsivos, depresión, déficit de atención y de desarrollo, Autismo, pérdida de memoria como el Alzheimer, trastornos alimenticios o trastornos en el estado de ánimo los cuales desencadenan diferentes afecciones (depresión, estrés, distimia, ciclotimia o bipolaridad).

En relación con estas últimas enfermedades la Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona que se van a convertir en un problema grave de salud a nivel mundial ya que no se les está otorgando la importancia necesaria para atenderlo de manera inmediata o generar una prevención.