Día Mundial de la Diversidad Sexual

“Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles”, según las Naciones Unidas.

0
2044

En los últimos años el tema de la diversidad sexual ha ido tomando relevancia dentro de la sociedad; es un tema que ha dejado de ser un tabú y el cual está tratando de hacerse respetar el derecho que tienen todas las personas de ejercer su autonomía y desarrollo de personalidad, bajo un trato digno e igualitario para que sean libres de cualquier forma de violencia y discriminación.

Es por eso que el 28 de junio es un día para recordar que las personas con preferencias sexuales diversas tienen la libertad de ejercer  la sexualidad y la posibilidad de desarrollar lo humano desde una perspectiva corporal, política o física diferente de las expectativas establecidas socialmente.

Esta fecha se celebra en conmemoración de los actos realizados en 1930 por activistas a favor de la tolerancia y la pluralidad con protestas civiles contra la represión, el hostigamiento y la violencia. Cansados(as) de razzias, golpes y humillaciones, un grupo de personas LGBT se rebelaron cuando la Policía de Nueva York entró al bar Stonnewall del Greenwich Village a recordarles que eran marginales y por tal motivo merecedores de cualquier abuso. La única solución fue, entonces, que ellos dejaran  de estar “al margen”. Por lo tanto lesbianas, gays, bisexuales y trans decidieron visibilizarse y hacer frente a la brutalidad policial. Al cabo de unas horas, cientos de personas se habían congregado en la puerta del Stonewall para decirle al mundo que se habían cansado de ser ciudadanos de segunda.

A partir de ese momento se pretende que a nivel mundial se muestre una imagen real de los y las personas lesbianas, gays y bisexuales, no estereotipada, donde no se construya la identidad de la persona en función de un único aspecto. También se pretende reivindicar cuestiones como el ser joven, mujer, hombre, estudiante, trabajador o trabajadora y tratar a las personas como un conjunto de realidades donde la orientación sexual sea un aspecto más y no se reduzca o simplifique a un colectivo o comunidad. Reforzar desde el exterior el proceso de aceptación de la homosexualidad a nivel personal, familiar y social, a través del fomento del apoyo y la autoestima.