Crearán su propia compañía de salud Amazon, Warren Buffet y JP Morgan

0
260

El gigante tecnológico Amazon, el brazo inversor del multimillonario Warren Buffet, Berkshire Hathaway y, el banco estadounidense JP Morgan han firmado un acuerdo de asociación para crear una compañía independiente de cuidados de salud que tiene como objetivo reducir los costos de la atención médica y mejorar los servicios ofrecidos a sus empleados en Estados Unidos.

En concreto, la compañía, que no tendrá ánimo de lucro, se enfocará inicialmente en ofrecer soluciones tecnológicas de atención médica para sus empleados en Estados Unidos y familiares, pero que se podría trasladar al resto de trabajadores del país.

Nada mas anunciarse este acuerdo, varias compañías de prestación de servicios sanitarios y aseguramiento, registraron descensos por encima de 5%. Lo mismo sucedió con algunas empresas farmacéuticas, y es que no hay que olvidar que el mercado farmacéutico podría estar incluido en los planes de expansión de Amazon.

Hacer frente al desafío de la asistencia sanitaria

La decisión de estas tres compañías, está basada en hacer frente a los «enormes desafíos» de la asistencia sanitaria estadounidense y de unir capacidades y recursos para crear un nuevo enfoque en una materia tan crítica como lo es la salud.

«Los altísimos costos del cuidado de la salud actúan como un enorme agujero en la economía estadounidense», aseguró el presidente y consejero delegado de Berkshire Hathaway, Warren Buffett, mientras que el fundador y consejero delegado de Amazon, Jeff Bezos, admitió la complejidad de la creación de este sistema, pero añadió que, pese a su dificultad, «valdrá la pena el esfuerzo, pues permitirá reducir esta gran carga a los empleados».

Por último, el presidente y consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, aseveró que la creación de esta nueva empresa aún se encuentra en sus primeras etapas de planificación, pero aseguró que las tres compañías tienen unos recursos «extraordinarios» para ofrecer soluciones que beneficien a todos sus empleados y, potencialmente, a todos los estadounidenses.