10 problemas de salud mundiales que se podrían seguir en 2021

0
141

2020 fue un año devastador para la salud mundial. Un virus hasta ahora desconocido corrió por todo el mundo, emergiendo rápidamente como uno de sus principales asesinos, dejando al descubierto las insuficiencias de los sistemas de salud. Hoy en día, los servicios de salud en todas las regiones están luchando para abordar coVID-19, y proporcionar a las personas atención vital.

En otro golpe, la pandemia amenaza con poner en marcha los progresos sanitarios mundiales que tanto se han logrado en las últimas dos décadas, en la lucha contra las enfermedades infecciosas, por ejemplo, y en la mejora de la salud materno infantil.

Así que en 2021, los países de todo el mundo tendrán que seguir luchando contra COVID-19 (aunque con el conocimiento de que las herramientas eficaces están evolucionando). Tendrán que avanzar rápidamente para reparar y reforzar sus sistemas de salud para poder entregar estas herramientas, y para abordar las cuestiones sociales y ambientales clave que dan lugar a que algunos sectores de la población sufran mucho más que otros.

La OMS y sus asociados estarán a su lado. Trabajaremos para ayudar a los países a fortalecer la preparación para las pandemias y otras emergencias. Les recordaremos la importancia de reunir a los países y de involucrar a todo el gobierno, no sólo al sector de la salud. Y los apoyaremos en la construcción de sistemas de salud fuertes y poblaciones saludables

Aquí hay 10 maneras en que haremos esto:

Construir solidaridad global para la seguridad sanitaria en todo el mundo

La OMS trabajará con los países para mejorar su propia preparación para las pandemias y las emergencias sanitarias. Pero para que esto sea eficaz, nos aseguraremos de que los países trabajen juntos. Sobre todo, esta pandemia nos ha mostrado una y otra vez.que nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo.

También ayudaremos a abordar las emergencias sanitarias en entornos humanitarios que han sido intensificadas por COVID-19. Apuntaremos a apoyo para proteger mejor a las comunidades más vulnerables contra los riesgos de emergencia sanitaria, incluso en entornos urbanos, pequeños países insulares, entornos de conflictos.

Aprovecharemos las asociaciones existentes y crearemos otras nuevas para construir una fuerza de trabajo mundial de emergencias sanitarias para ampliar, capacitar y estandarizar la salud pública y la asistencia médica de alta calidad. También planeamos establecer un Bio Bank, un sistema acordado a nivel mundial para compartir materiales patógenos y muestras clínicas para facilitar el rápido desarrollo de vacunas y medicamentos seguros y eficaces. Y apoyaremos nuestro enfoque en obtener información precisa a las personas, basándose en nuestro trabajo con socios clave para proteger a las poblaciones de la infodemica.

Acelerar el acceso a pruebas, medicamentos y vacunas COVID-19

Una de las principales prioridades en 2021 será continuar nuestro trabajo en los cuatro pilares del Acelerador ACT,para lograr un acceso equitativo a vacunas, pruebas y tratamientos seguros y eficaces y garantizar que los sistemas de salud sean lo suficientemente fuertes como para administrarlos. Conseguir herramientas eficaces para todos los que las necesite serán clave para poner fin a esta primera y aguda fase de la pandemia, y para resolver las crisis sanitarias y económicas que ha causado.

A finales de 2020 hay una serie de herramientas prometedoras en curso, gracias a una velocidad de innovación sin precedentes. Un desafío inmediato es obtener los fondos cruciales restantes necesarios para obtener estas herramientas dondequiera que se necesiten.

Los objetivos para el ACELERADOR ACT en 2021 incluyen: distribuir 2.000 millones de vacunas; 245 millones de tratamientos; el establecimiento de pruebas para 500 millones de personas en los países de ingresos bajos y medianos; y el fortalecimiento de los sistemas de salud necesarios para apoyarlos.

 

Salud avanzada para todos

Una de las lecciones más claras que nos ha enseñado la pandemia son las consecuencias de descuidar nuestros sistemas de salud. En 2021, la OMS trabajará en los tres niveles de la Organización y con asociados en todo el mundo para ayudar a los países a fortalecer los sistemas para que puedan responder al COVID-19 y prestar todos los servicios esenciales de salud necesarios para mantener a las personas de todas las edades sanas, cerca del hogar y sin caer en la pobreza.

Dos iniciativas importantes sustentarán esta labor: la aplicación y puesta en marcha del nuevo programa de atención primaria de salud de la OMS en los países y el compendio de la CSU -una herramienta para ayudar a los países a identificar los servicios de salud esenciales que necesitan-, por ejemplo, para garantizar que las mujeres puedan dar a luz de forma segura, que los niños puedan inmunizarse y que las personas puedan ser examinadas y tratadas por enfermedades.

Para mejorar aún más este trabajo, lideraremos una campaña mundial para fortalecer la fuerza laboral mundial de salud en 2021, el Año del Trabajador de la Salud y la Atención.

Lucha contra las desigualdades sanitarias

La pandemia COVID-19 ha llamado la atención sobre las profundas disparidades que persisten entre los países y dentro de ellos, algunos de los cuales se están exacerbando y corren el riesgo de ampliarse aún más.

En 2021 aprovecharemos los últimos datos de la OMS y nos basaremos en compromisos internacionales (y trabajos existentes) para promover la cobertura sanitaria universal y abordar los determinantes más amplios de la salud. Trabajaremos con los países para supervisar y abordar las desigualdades sanitarias relacionadas con cuestiones críticas como los ingresos, el género, la etnia, la vida en zonas rurales remotas o las zonas urbanas desfavorecidas, la educación, las condiciones de ocupación/empleo y la discapacidad.

Nos centraremos en las medidas que el sector de la salud pueda adoptar para garantizar un acceso equitativo a servicios de salud de calidad en todo el ámbito de la atención, así como en la participación de otros sectores para abordar los determinantes sociales y ambientales de la salud.

Como parte de nuestra campaña de un año, en el Día Mundial de la Salud, el 7 de abril de 2021, la OMS pedirá que se tomen medidas mundiales para hacer frente a las desigualdades sanitarias.

Proporcionar liderazgo global en ciencia y datos

La OMS supervisará y evaluará los últimos avances científicos en torno a COVID-19 y más allá, identificando oportunidades para aprovechar esos avances para mejorar la salud mundial. Defenderemos y fortaleceremos la excelencia, pertinencia y eficacia de nuestras propias funciones técnicas básicas, para proporcionar al mundo las mejores recomendaciones basadas en la evidencia para la salud pública en temas que van desde el Alzheimer hasta el zika.

Y a través de esfuerzos como nuestro renovado Paquete Técnico SCORE,apoyaremos a los países en el fortalecimiento de la capacidad de sus datos de salud y sistemas de información para informar sobre los progresos hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud.

Revitalizar los esfuerzos para combatir las enfermedades transmisibles

En las últimas décadas, la OMS y sus asociados han trabajado decididamente para poner fin al flagelo de la poliomielitis, el VIH, la tuberculosis y el paludismo, y para evitar epidemias de enfermedades como el sarampión y la fiebre amarilla. COVID-19 resonó gran parte de este trabajo en 2020. Así que en 2021 ayudaremos a los países a vacunar contra la poliomielitis y otras enfermedades a las personas que perdieron la pandemia. Como parte de este impulso, trabajaremos para mejorar el acceso a la vacuna contra el VPH como parte del nuevo esfuerzo mundial para poner fin al cáncer de cuello uterino que lanzamos en 2020.

Trabajaremos con socios para implementar la nueva Hoja de Ruta de 10 años para Enfermedades Tropicales Desatendidas (NTD),con sus metas e hitos mundiales para prevenir, controlar, eliminar y erradicar 20 NTD. E intensificaremos los esfuerzos para poner fin al SIDA, la tuberculosis y el paludismo y para eliminar la hepatitis viral para 2030.

Combatir la resistencia a los medicamentos

Los esfuerzos mundiales para poner fin a las enfermedades infecciosas sólo tendrán éxito si disponemos de medicamentos eficaces para tratarlas. Por lo tanto, será vital aprovechar el trabajo que hagamos con nuestros socios de una sola salud — la Organización de las Alimentos y la Agricultura y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) — y con las partes interesadas de todos los sectores para preservar los antimicrobianos. El nuevo Grupo De Liderazgo Mundial para la Resistencia a los Antimicrobianos,que incluye tanto a jefes de la industria como a líderes políticos, se reunirá por primera vez en enero para discutir formas de acelerar el impulso en este tema crítico. Al mismo tiempo, la OMS mejorará aún más la supervisión mundial y continuará nuestro apoyo a los planes de acción nacionales, asegurándose de que la resistencia a los antimicrobianos se tenga en cuenta en los planes de fortalecimiento del sistema de salud y preparación para las emergencias sanitarias.

Prevenir y tratar las ENT y las enfermedades mentales

Las últimas estimaciones sanitarias mundiales de la OMS revelaron que las enfermedades no transmisibles (ENT) eran responsables de 7 de las 10 principales causas de muerte en 2019. En 2020 vimos cuán vulnerables son las personas con ENT para COVID-19, y lo importante que es garantizar que los programas de detección y tratamiento de enfermedades como el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardíacas sean accesibles para todos los que las necesitan cuando las necesitan. Este será un foco importante en 2021, junto con un nuevo Pacto Mundial contra la Diabetesy una campaña para ayudar a 100 millones de personas a dejar el tabaco.

También vimos el impacto devastador de la pandemia y los bloqueos resultantes, la seguridad económica y el miedo y la incertidumbre en la salud mental de las personas en todo el mundo. En 2021 apoyaremos los esfuerzos para ampliar los servicios para la atención de salud mental basada en la comunidad y para las personas que viven en zonas afectadas por conflictos o desastres.

Construir mejor

COVID-19 ha sido un momento crucial en muchos sentidos, y ofrece una oportunidad única para construir un mundo mejor, más verde y saludable. Nuestro Manifiesto para una Recuperación Saludable de COVID-19,con sus objetivos de abordar el cambio climático y la salud, reducir la contaminación del aire y mejorar la calidad del aire, puede desempeñar un papel importante en hacer que esto suceda.

Una conferencia en junio de 2021 se centrará en el apoyo a la salud en los pequeños Estados insulares en desarrollo. Mientras tanto, aceptaremos recomendaciones de la Comisión OMS/UNICEF/Lancet 2020 para asegurar un planeta más saludable para nuestros niños y niñas, y continuaremos nuestro trabajo para mejorar la nutrición y los sistemas alimentarios en todo el mundo, incluso a través de la estrategia mundial sobre inocuidad de los alimentos y la Cumbre de Sistemas Alimentarios del Secretario General de las Naciones Unidas en septiembre.