Los Catéteres y Stents Disminuyen la Necesidad de Tratamientos Específicos para Enfermedades Cardiacas

Las Enfermedades Cardiovasculares se Encuentran ente las Principales Causas de Mortalidad en Nuestro País.

El corazón es un músculo que necesita un suministro constante de oxígeno y nutrientes para funcionar adecuadamente. Ambos elementos son transportados por la sangre a través de los vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos que llegan al músculo cardíaco se denominan arterias coronarias.

Cabe señalar que en México ocurren entre 250 mil y 280 mil infartos al año, lo que significa que cada hora ocurren 32 infartos, uno cada dos minutos. Provocando cerca de 80 mil muertes al año en México, informa el Dr. Jorge Cortes Lawrenz Presidente de la Sociedad de Cardiología Intervencionista de México (SOCIME).

Esto se debe a la enfermedad cardíaca, la cual se produce cuando se forman placas o depósitos de grasa en las paredes de las arterias; teniendo como consecuencia que se estrechan. Esto significa un problema cuando, por ejemplo, después de hacer ejercicio el corazón se ve obligado a trabajar más y necesita más sangre. Cuando esto ocurre se puede llegar a sentir dolor en el pecho denominado angina de pecho.

Una arteria que se ha estrechado puede boquearse por un coágulo de sangre, lo que puede provocar un infarto. La gravedad y las consecuencias de este se pueden reducir con un diagnóstico rápido y un tratamiento adecuado que puede incluir un catéter, aseguró el Dr. Carlos Macaya, Presidente de la Fundación Española del Corazón.

Los catéteres o stents son tubos diminutos de malla metálica que se insertan, de forma permanente, en las arterias que se han estrechado por placas o depósitos de grasa y se utilizan para mantenerlas abiertas. Cuando se implantan, estos se empiezan a cubrir con una fina capa de células, las mismas que revisten la pared de la arteria y comienzan a formar parte de la misma. Lo más frecuente es que se usen como parte de un procedimiento llamado angioplastía.

Los médicos pueden recomendar el uso de estos dispositivos para algunas personas que sienten dolor en el pecho, siempre y cuando sea en los casos donde la medicación no remita los síntomas o hayan sufrido un infarto.

Este procedimiento mejora el suministro de sangre que entra en el corazón y beneficia la calidad de vida, ya que reduce el dolor de pecho, disminuye la dificultad para respirar, el riesgo de sufrir un infarto y la necesidad de tratamientos específicos para enfermedades cardiacas.

Por lo que cada día se integran al mercado mexicano dispositivos y terapias avanzadas para el tratamiento de enfermedades del sistema cardiovascular de última generación, que mejorarán el rendimiento mediante biotecnología en las áreas coronarias, periféricas y de neurorradiología, un paso al frente de la tecnología actual.

Como concluyo Luis Duocastella, CEO de iVascular que “México es importante para la expansión porque es un mercado de alto potencial y crecimiento en Latinoamérica, además de una gran oportunidad puesto a la incidencia en patología coronarias”.

Comentarios: