El Melanoma es el Tipo De Cáncer de Piel Más Peligroso

“El riesgo de padecer melanoma aumenta a medida que las personas envejecen; sin embargo no deja de ser común entre las personas menores de 30 años, ya que es uno de los cánceres más comunes en los adultos jóvenes, especialmente en mujeres”

La piel es un órgano y es el más grande que tenemos en el cuerpo, sin embargo es mucho más complejo de lo que se ve por fuera.  Debido a la manera en que está conformada ya que cuenta con dos capas; una externa que se denomina epidermis y la otra interna que se denomina dermis.

Dentro de la capa externa se divide en: células planas o células escamosas, células redondas o células basales, donde cualquiera de estas células puede surgir un tumor. A su vez se encuentran los melanocitos encargados de producir el pigmento llamado melanina y de proteger a la piel de ciertas infecciones o la radicación del sol.  Mientras que en la segunda capa se encuentran los vasos capilares que la van a nutrir.

La doctora Nora Sobrevilla Moreno especialidad en medicina interna y en oncología por el Hospital 20 de Noviembre menciona que “el melanoma, es un tumor maligno que resulta del crecimiento descontrolado de los melanocitos y para el año 2040 tanto para incidencia como mortalidad se calcula que habrá 60% de nuevos caso de melanoma y alrededor de 70% de muertes con esta enfermedad, volviéndose un problema de salud muy importante

El principal factor es la exposición a los rayos ultravioleta, que se encuentren entre 280 y 400. Los rayos UVA son los que están más arriba son las que están directamente relacionadas con el envejecimiento y puede dañar a las células de la piel y los Rayos UVD son causante del mayor daño al material genético de la piel.

Por su parte durante la conferencia de prensa para conmemorar el Día Mundial del Melanoma, la Dra. Yésika Moreno, Directora médica en el área de oncología, señaló que es necesario protegerse del sol en todo momento: “Tenemos la idea que el uso de bloqueador y sombrero son únicamente para la playa, pero se debe hacer uso de ellos en el día a día, en todas nuestras actividades cotidianas que realizamos al aire libre y expuestos al sol, así sea en la ciudad, siempre debemos protegernos”.

También es importante familiarizarse la piel y detectar cualquier nuevo lunar o cambios en los existentes, vigilar su asimetría, los bordes, el color, el diámetro y su evolución; adicionalmente practicarse los exámenes de rutina con el dermatólogo, para llevar un control de los lunares y manchas en la piel, y detectar de manera oportuna el melanoma.

Comentarios: