El Impacto de las Enfermedades Cardiovasculares Podrá Reducir sus Ataques

Cada cuatro segundos ocurre un ataque cardiaco y cada cinco segundos un evento vascular cerebral, una embolia cerebral o un tipo de isquemia cerebral.

La primera causa de mortalidad a nivel mundial son las enfermedades cardiovasculares, representando un gran costo para los países e instituciones. Es una realidad en todos los continentes sin excepción,  considerando que en los siguientes años, se va a gastar más en estas enfermedades que en diabetes mellitus sin dejar de destacar que también cuesta mucho a los países.

Sin embargo las proyecciones para el 2030  es casi el doble en el gasto de esta enfermedad. Tan solo en México durante el 2012 las enfermedades del corazón constituyeron la primera causa de mortalidad en hombres y mujeres mexicanas, y no se ha notado un cambiado.

Las enfermedades del corazón dos terceras partes implican infarto al corazón o ataque cardiaco, seguidas por la diabetes mellitus, considerando que el paciente diabético muere mayoritariamente de infarto del miocardio.

En una encuesta que se realizó a nivel mundial incluido México cerca del 17% de los encuestados indicaron que habían escuchado de las enfermedades cardiovasculares, pero solo el 37% identifico que  esta enfermedad puede darse no solamente en el corazón sino en otros lechos vasculares.

La Enfermedad Arterial Coronaria (EAC) y la Enfermedad Arterial Periférica (EAP), se encuentran dentro de las enfermedades cardiovasculares, la primera de ellas EAC es el tipo más frecuente de enfermedades del corazón, sin embargo la  EAP no presenta síntomas y se asocia a diferentes factores.

La causa más frecuente de la Enfermedad Arterial Coronaria es una enfermedad denominada aterosclerosis. Se produce cuando forma una sustancia cérea dentro de las arterias que riegan el corazón. Esta sustancia, denominada placa, está compuesta de colesterol, compuestos grasos, calcio y una sustancia coagulante denominada fibrina. Se han identificado dos tipos de placa: placa dura y placa blanda.

Cuando se daña la capa que reviste el interior de la arteria denominado endotelio y se cree que la presión arterial alta, los niveles elevados de colesterol y triglicéridos en la sangre, y el tabaquismo son los factores que contribuyen a la formación de placa.

De acuerdo con el Dr. Javier Antezana, cardiólogo clínico e intervencionista, adscrito a la Unidad Coronaria del Hospital de Cardiología del CMN Siglo XXI del IMSS, “la Enfermedad Arterial Coronaria es el tipo más frecuente de enfermedad del corazón. Sin embargo, conforme empeora la acumulación de placa en las arterias, aparecen síntomas como dolor opresivo en el centro del pecho que se extiende al brazo, espalda o cuello, dando lugar a una EAC crónica con angina estable, que se manifiesta cuando el corazón demanda más sangre de la que recibe, por ejemplo, durante la actividad física o en momentos de estrés”

Por otra parte la enfermedad arterial periférica ocurre cuando hay una obstrucción de los vasos sanguíneos fuera del corazón. La causa de esta enfermedad es igual que la Enfermedad Arterial Coronaria conocida como aterosclerosis, sucediendo cuando la placa se acumula en las paredes de las arterias que abastecen de sangre a brazos y piernas. La placa es una sustancia compuesta por grasa y colesterol y hace que las arterias se estrechen o se obstruyan. Esto puede reducir o interrumpir el flujo de sangre, generalmente hacia las piernas. Si la obstrucción del flujo sanguíneo es lo suficientemente grave, puede causar la muerte de los tejidos y, a veces, la amputación del pie o la pierna.

Cómo lo menciona el Dr. Gerardo Peón Peralta, medico angiólogo y cirujano vascular de la Clinica Merida y miembro de la Sociedad Mexicana de Angiologia y Cirugia Vacular “en el Hospital López Mateos del ISSSTE durante el año del 2014 en nuestro país se realizó un estudio por el Dr. Juan Carlos Trujillo, en el cual tuvieron una muestra de pacientes significativa para estimar que alrededor del 8% de mexicanos mayores de 65 años tienen algún grado de enfermedad Arterial Periférica”

Ante la mortalidad por causas de estas dos enfermedades se han buscado seguir innovando el tratamiento de la Enfermedad Arterial Coronaria y Enfermedad Arterial Periférica se basaba en un estilo de vida saludable como la alimentación sana, ejercicio, abandono del tabaco, reducir el estrés y evitar la obesidad, sin olvidar un adecuado control de enfermedades asociadas como hipercolesterolemia, hipertensión arterial y diabetes mellitus tipo 2, aunado a procedimientos quirúrgicos como cirugías de angioplastia o de derivación (by pass) para ambos casos, o de revascularización para EAP.

Sin embargo aún existen necesidades no cubiertas todavía como:

  • Medidas de prevención poblacional, es decir, si la población no se educa en conocer los factores de riesgo no se puede seguir avanzando y se estará observando las enfermedades cardiovasculares, y su acenso de una manera descontrolada.
  • Mejorar el diagnóstico y no tanto porque no se tengan métodos de diagnóstico, el problema es cómo hacer que los pacientes lleguen oportunamente para un tratamiento oportuno.
  • Mejorar los tratamientos que tenemos para evitar las complicaciones como la amputación que puede llegar hacer un terrible desenlace, al igual que los pacientes que se infartan y quedan con insuficiencia cardiaca. Es decir la calidad de vida de estos pacientes e s muy mala y peor aún que sin en etapas de la vida en donde son muy productivos.

Es por ello que, para ganar la lucha en contra de estas enfermedades, la Cofepris aprobó en México un régimen de terapia combinada compuestas de rivaroxabán en conjunto con el ácido acetilsalicílico para la prevención de eventos tromboembólicos en adultos con Enfermedad Arterial Coronaria y Enfermedad Arterial Periférica con riesgo elevado de sufrir eventos cardiovasculares mayores como infarto de miocardio y evento vascular cerebral.

“Este nuevo esquema terapéutico basado en los datos del estudio de fase III COMPASS,  recluto en todo el mundo cerca de 27 mil sujetos y fue dirigido por un grupo de investigadores de la universidad de McMaster en Canadá, logrando reducir el riesgo combinado de evento vascular cerebral (EVC), muerte cardiovascular e infarto de miocardio (ataque cardíaco) en un 24% en pacientes”, destacó la Dra. Alejandra Meaney, cardióloga y Medical Affairs Operation Manager de la División Pharmaceuticals de Bayer de México

Es un estudio que se presentó hace dos años en el Congreso Europeo de Cardiología con muy buenos resultados.

Comentarios: