El ácido fólico representa un riesgo bajo para la lactancia materna

“No se han observado efectos perjudiciales por tomar ácido fólico durante la lactancia, su exceso de ácido fólico se elimina diariamente por el riñón”0

Esta sustancia es importante para todos porque aporta muchos nutrientes a nuestro organismo, como por ejemplo las vitaminas hidrosolubles del grupo B y también es necesario para generar glóbulos blancos y glóbulos rojos.

Se recomienda en general a las mujeres embarazadas o que pueden quedar embarazadas. Porque ayuda a prevenir defectos congénitos; necesitan entre 400 y 800 microgramos adicionales de ácido fólico todos los días. Es necesario durante las primeras semanas del embarazo y más cuando a veces la mujer aún no sabe que está embarazada.

Un estudio dice que las mujeres embarazadas o que amamantan necesitan 600 microgramos de ácido fólico al día, pero se podría necesitar más si se tiene un problema de salud o estás tomando ciertos medicamentos. El médico puede ayudar a determinar cuánto ácido fólico es adecuado en tu caso.

Consumirlo después del embrazo es importante porque se pasa por un esfuerzo físico, que es el parto y los cambios en el cuerpo durante todo el embarazo, es esencial que tenga y recupere todas las vitaminas y nutrientes para recuperar un buen estado de salud.

La lactancia materna exclusiva asegura las necesidades de ácido fólico del lactante.
La concentración es mayor en leche madura, que en calostro y que en leche de madre de un prematuro. Además de compensar los nutrientes que se le transmite al lactante por eso la importancia de consumir.

Los alimentos naturales más ricos en ácido fólico son: las hortalizas de hojas verdes y oscuras; los guisantes, las habas y todo tipo de legumbres; las frutas y zumos de cítricos. También se han creado alimentos fortificados con ácido fólico, tales como: pan, arroz, cereales, harinas de maíz, pastas, y otros productos de granos.

Comentarios: