Día Mundial contra el Cáncer

“Hoy en día, el cáncer afecta a 14 de cada 100 mexicanos y, debido a los cambios demográficos y epidemiológicos de la población, se estima que 1 de cada 3 personas, tendrá un diagnostico positivo de cáncer para el año 2025”

“Actualmente, 8,2 millones de personas en el mundo mueren de cáncer, cifra que incluye 4 millones de muertes prematuras (personas en edades comprendidas entre los 30 y los 69 años).”

Hace 18 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) decidieron acordar que el 4 de febrero de cada año se celebrará el Día Mundial contra el Cáncer. El objetivo fue concienciar a nivel mundial sobre una de las enfermedades mayoritarias de mortalidad difundiendo las acciones de prevención y detección temprana para detener el alarmante aumento de la incidencia.

El cáncer, es una de las principales causas de muerte en el mundo y en el caso concreto de nuestro país, es la tercera causa de muerte después de las enfermedades cardiovasculares y diabetes, afectando a 14 de cada 100 mexicanos. Por ejemplo, es la primera causa de muerte por enfermedad en pacientes de 5 a 14 años.

Tipos de cáncer mas frecuentes en México

Cáncer se refiere a un conjunto de enfermedades relacionadas que derivan de células que no se desarrollan de manera normal, pues en lugar de crecer y dividirse para formar otras nuevas, crecen de manera descontrolada y sobreviven cuando deberían morir, mientras células nuevas se forman cuando no son necesarias. Puede detectarse a cualquier edad y comenzar en casi cualquier lugar del cuerpo. Esta enfermedad es curable con un diagnóstico y tratamiento oportuno.

No obstante, en México datos como el envejecimiento de la población, además de otros factores de riesgo como el tabaco, el alcohol, la obesidad y el sedentarismo, apuntan a que 1 de cada 3 personas, tendrá un diagnostico positivo de esta enfermedad para el año 2025.

En México, el patrón es el mismo que en el resto de Latinoamérica: en hombres, los tipos de cáncer diagnosticados comúnmente (en orden decreciente de frecuencia) son los de próstata, colorrectal, pulmón, linfoma no Hodgkin, y estómago; mientras que las principales causas de muerte por cáncer son próstata, pulmón, estomago, hígado y colorrectal.

En mujeres, los tipos de cáncer diagnosticados más frecuentemente son mama, cervicouterino, colorrectal, ovario, y tiroides; y las causas más frecuentes de mortalidad por cáncer fueron mama, cervicouterino, hígado, estómago y pulmón.

De acuerdo a los registros, no se observa la diferencia en incidencia entre géneros que se observa en la mayoría de los otros países, ya que la tasa hombre-mujer es 1,1.

Acciones preventivas

Ante este panorama, diversos organismos como FUTEJE, Juntos Contra el Cáncer y AMANC, coinciden en la importancia y urgencia de que las autoridades sanitarias impulsen un Plan Nacional de Cáncer que contemple al paciente como eje central de la política pública, el cual deberá contar con una estructura normativa y coordinación entre las instituciones del Sistema Nacional de Salud.

Y esta urgencia no es una exageración, pues se estima que a nivel mundial se podrían salvar hasta 3,7 millones de vidas, cada año invirtiendo en el desarrollo de estrategias adecuadas en prevención, detección temprana y tratamiento. Los números arrojan que si se hiciera una inversión de 14 mil millones en estrategias de prevención podría suponer un posible ahorro de 100 mil millones en gastos de tratamientos contra el cáncer, todo esto a nivel mundial.

En este sentido, Juntos Contra el Cáncer, agregó que es vital asignar las partidas presupuestales específicas y suficientes para garantizar la operación y funcionamiento de una política pública en pro del cáncer.

Mientras que FUTEJE considera fundamental la estrategia de difundir y comunicar a la población, ya que se estima que un 30 a 40% de los cánceres se podrían prevenir reduciendo estos factores de riesgo. Se pueden poner en marcha políticas para apoyar las opciones de estilos de vida saludables, y hacer que estos sean la elección más fácil para las personas. Pues como explica, Francisco Freyra, director de la Fundación: “en el caso del cáncer colorrectal, 4ta causa de muerte por cáncer en nuestro país, modificar los hábitos de vida y atender síntomas de dolencias estomacales recurrentes es fundamental para detectarlo a tiempo y tratarlo eficazmente”.

Distintas iniciativas a escala mundial

La OPS se une a la comunidad mundial que trabaja en cáncer para conmemorar el Día Mundial contra el Cáncer el 4 de febrero, bajo el lema “Nosotros podemos, yo puedo”. La idea es poner énfasis en la necesidad de emprender acciones y poner en marcha todo lo que ya se sabe para impulsar la lucha global contra esta enfermedad.

El cáncer se puede prevenir y controlar mediante la aplicación de estrategias basadas en la evidencia para la prevención, tamizaje y detección temprana, tratamiento y cuidados paliativos. Los factores de riesgo modificables más comunes son:

  • El consumo de tabaco
  • Baja ingesta de frutas y hortalizas
  • Uso nocivo del alcohol
  • Falta de actividad física
  • Infecciones crónicas del virus del papiloma humano (VPH) -para el cáncer de cuello de útero-, hepatitis B y C -para el cáncer de hígado- y H. pylori -para el cáncer estómago.

Es por ello, que cada país se puede focalizar en una de las recomendaciones de su interés:

  • Estilos de vida saludables
  • Detección precoz
  • Tratamiento para todos
  • Calidad de vida
    Por otro lado, los hashtags de la campaña del Día Mundial contra el cáncer son # DiaMundialcontraelCàncer y #NosotrosPodemosYoPuedo

Sin duda, la campaña contra el Cáncer requiere un esfuerzo conjunto de gobiernos, organizaciones no gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil, ya que no solo se trata de promover acciones e inversiones en áreas como el control del tabaco, la promoción de estilos de vida saludables, el tamizaje y detección temprana del cáncer y la mejora de los servicios para el tratamiento del cáncer, así como de los cuidados paliativos cuando la cura no es posible, sino también de poner la mirada en las desigualdades entre personas de diferentes entornos porque van en aumento, especialmente en lo referente a la prevención, el tratamiento y los cuidados paliativos. Cómo se ve, hay mucho camino todavía por recorrer.

Comentarios: