Cultura de Donación de Sangre en México

Es considerado como un acto altruista la donación de sangre, porque es necesaria para alguien o para nosotros mismos.

La donación de sangre va dirigida al tratamiento de muchas enfermedades, por ejemplo las personas que padecen  anemia necesitan de una transfusión sanguínea, al caracterizarse por la falta de glóbulos rojos sanos para transportar un nivel adecuado de oxígeno a los tejidos del cuerpo  o en el tratamiento de distintos tipos de cáncer, así como en  intervenciones quirúrgicas, trasplantes de órganos y tratamiento ante accidentes, hemorragias y quemaduras; también desempeñan un papel fundamental en la atención materno-infantil y los desastres naturales

Según el Instituto de Seguro Social (IMSS) “en México el porcentaje de donadores altruistas es del 3% y el resto de los donadores son llamados por reposición o familiares: es decir, México es el país prototipo de Donación Familiar y No altruista”.  Por eso es necesario tener encueta a que cualquier persona es apta para donar sangre  acepción de aquellas que están enfermas de: hepatitis, sida, paludismo, tumores por mencionar algunas enfermedades o haber estado enfermo en los días previos a la donación y  haber tomado algunos medicamentos previos a la donación.

Es un proceso seguro que se realiza bajo la responsabilidad de un equipo médico y el material a utilizarse es estéril y de un solo uso. En México se cuenta con diferentes unidades médicas para acudir a realizar este acto, además de que están capacitadas con las medidas de seguridad para que el donante no corra ningún riesgo.

Una persona puede donar hasta cuatro veces en un año sin que ello represente un riesgo para su salud y en cada caso; se analiza la sangre a través del personal especializado y se deberá responder un breve cuestionario médico.

Los beneficios a la salud al ser un donante de sangre son las siguientes:

  • Conocer tu grupo sanguíneo y factor Rh
  • Contar con el personal altamente capacitado para atender a donadores
  • Tener la seguridad de que la sangre donada será aprovechada en beneficio de quien la necesite.
  • Rejuvenece el organismo, porque al donar sangre no engorda ni debilita, sino todo lo contrario, pues los órganos reciben sangre joven al producirse células nuevas, glóbulos rojos que transportan oxígeno fresco”, de acuerdo con Franco Nahuat Ciau, especialista del Centro Estatal de Transfusión Sanguínea de Mérida.
  • Equilibra los niveles de hierro al reponerse días después con los alimentos, regulándose de forma natural.
  • La sangre fluye mejor, esto significa menor bloqueo arterial y menor riesgo a sufrir un ataque al corazón y accidentes cerebrovasculares.
  • Mini revisión médica porque antes de donar es necesario revisar tu pulso, presión, niveles de hemoglobina y si padeces VIH.
  • Vivir más: las personas que donan de manera altruista tienen un riesgo menor de morir que las que son “obligadas”, según un estudio publicado en la revista Health Psychology.
  • Lo más importante es la satisfacción de que con tu sangre salvaras muchas vidas.

Tras la donación es necesario mantenerse en reposo durante unos 10-15 minutos. Debe tomar abundantes líquidos y evitar fumar y beber alcohol en las dos horas siguientes a la donación. Debe evitar ambientes calurosos o la realización de deportes o actividades extenuantes al menos hasta el día siguiente.

Comentarios: