¿Cómo Tomar en Serio la Salud Femenina Integral?

Las mujeres son más predispuestas a enfermedades por cuestiones genéticas, y los ejes hormonales.

En una charla impartida por la Doctora María Emilia Arteaga Espinoza, médico de Medix habló sobre la salud femenina; explicando que no solamente está relacionada con maternidad o ginecología, sino que va más allá, porque la mujer también esta propensa a padecer diversas enfermedades.

Es necesario informar que no solo se centren en la parte de la maternidad o en asistir a revisiones ginecológicas u oncológicas que no está mal que realicen estas revisiones médicas, sin embargo es muy importante entender que el cuerpo de la mujer está predispuesto a desarrollar diversas enfermedades, debido a la genética con la que está conformado y a las hormonas femeninas.

Por lo que es necesario entender que la salud femenina es y debe ser comprendida como integral. Generando así atención hacia todas las enfermedades, el correcto tratamiento y prevención de éstas.

Ante esta situación la Dra. Arteaga menciona seis de los padecimientos más frecuentes y con alta prevalencia en la mujer de México y en el mundo, todas relacionadas entre sí, que en la mayoría de los casos no son detectados o atendidos de manera correcta.

  • Hipotiroidismo

La tiroides es una glándula que se ubica en el cuello y es muy importante, porque es la reguladora del metabolismo pero la mayoría de las personas desconoce su función. No obstante la han relacionado con el peso, pero es un término no bien comprendido porque realmente el 16% se asocia en relación con la tiroides.

Así entonces el hipotiroidismo es cuando la tiroides no funciona bien, y no se están produciendo las hormonas correspondientes, que se encargan de regular el metabolismo.

Es un padecimiento  5 veces más frecuente en la mujer que en el hombre, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) a nivel mundial, el 10% de las personas tienen alguna afección en la tiroides, y dentro de éstas el hipotiroidismo es la afección más frecuente.

Sus principales síntomas son letargo, cansancio, intolerancia al frio, piel seca, cabello seco, uñas quebradizas y somnolencia, haciendo que las persona sean menos productiva.

Por lo general, quien padece hipotiroidismo, requiere un tratamiento de por vida y lo que siempre se ha utilizado es la levotiroxina, también conocida como hormona T4, ya que el cuerpo no la está produciendo, es una buena solución para un mejor control de la sintomatología característica del hipotiroidismo.

Ante esto la doctora menciona que es importante realizarse al menos cada dos años el perfil tiroideo. Aun si las campañas de salud no lo mencionan, porque todas las mujeres están predispuestas a esta enfermedad en cualquier rango de edad, pero las de mayor prevalencia son las mujeres de edad avanzada.

  • Depresión

Menciona la doctora que esta enfermedad será la próxima epidemia del mundo, con el obstáculo de que sigue siendo un tabú y no solo lo menciona ella sino que está la OMS que indica que para el 2030, va a haber más personas con depresión que sin ella y será la primera causa de incapacidad o discapacidad a nivel mundial.

Padecer depresión varía según la edad, por ejemplo, el 50% de los casos adolescentes no es diagnosticado, y así, es menos adecuado el tratamiento y 1 de cada 20 mujeres en edad reproductiva tiene depresión.

Sin embargo en la mayoría de los casos no es tratada por la manera en que es viista en la sociedad, además de ser una de las enfermedades que no se siente físicamente o muestra evidencias que los demás perciban.

De acuerdo con su clasificación, las mujeres que sufren de depresión mayor, sólo 1 de cada 3 es tratada; de las que tienen depresión menor, sólo 1 de cada 5 es tratada y de aquellas que no son tratadas, muy probablemente desarrollen depresión mayor.

En cuanto a qué tanto una persona va a dejar de ser productiva por esto, ésta es la enfermedad más incapacitante de todas, lo que impacta en la salud pública.

  • Insomnio

En mujeres alrededor de los 40 años, el 42% presenta insomnio, cerca de los 50 años el 47% y en la menopausia, hasta el 60%.

Relacionado con puntos anteriores, una persona con depresión o con obesidad duerme menos, y en edad productiva, lo ideal sería dormir entre 6 y 7 horas diarias, pero hay estudios que arrojan que 1 de cada 3 personas se quedan dormidos durante el día.

Acompañado de tomar medidas de higiene del sueño, utilizar medicamentos para conciliar el sueño es una buena solución siempre y cuando estén bajo supervisión médica, ya que muchos de ellos generan adicción, como las benzodiacepinas que en realidad, no son un tratamiento para dormir. Es importante evitar su mal uso.

  • Sexualidad

En la mujer, por años ha sido sólo enfocada a la parte reproductiva, mientras que en el hombre también se enfoca en el placer.

Se dice que el 40% de las mujeres tiene al menos un tipo de disfunción sexual y sólo el 10% de ellas lo consulta como un problema médico.

 “A los médicos no nos han preparado para que la salud sexual sea un rubro de tomar en cuenta. Por ejemplo, un médico ¿cuándo le pregunta a su paciente si tiene algún problema en el momento de la relación sexual? Por eso, es importante que se trate la salud sexual con un modelo biopsicosocial, para que se tomen en cuenta todos los puntos que contribuyen a que haya una disfunción sexual”, puntualiza Arteaga.

  • Vitamina D

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2016 indica que 1 de cada 3 mexicanos adultos, tiene deficiencia de vitamina D.

Este tema había sido ignorado por mucho tiempo, hasta ahora que se descubrió que tiene un factor protector en casi todos los rubros de salud: si se tiene los niveles adecuados de vitamina D se disminuye el riesgo de padecer diabetes, hipertensión, cáncer de mamá y cáncer de cérvix, que son los tipos de cáncer más frecuentes en la mujer.

El riesgo de papiloma también es menor, ya que la replicación del virus se vuelve menor. La mejora en la osteoporosis es destacable, ya que las mujeres con menopausia tienen mayor riesgo de padecerla y de sufrir más fracturas.

Hay factores de riesgo detectados para presentar deficiencia o insuficiencia de vitamina D, como la piel oscura, alimentación inadecuada y el uso de bloqueador solar. Lo que se recomienda es tomar suplementos de 4,000 UI al día por 8 semanas es suficiente, dependiendo de los requerimientos y los niveles de deficiencia observados. Después se revalora y dependiendo de cada paciente, el mantenimiento puede ser cada 3 o 4 días.

 “Esto es un global a grandes rasgos, sin embargo, hay muchos más puntos a considerar en cuanto a la salud femenina integral. Dependerá de nosotros, tanto la parte médica como la parte mediática, que comencemos a reconocer a la mujer como un todo, como un ser humano que necesita atención en todos sus aspectos y no únicamente uno o dos, que se le de el equilibrio y la importancia que amerita. Es preciso saber que se cuentan con opciones, tanto para la prevención como para el tratamiento, enfocándose a que la salud sea cada vez más preventiva. Uno no puede diagnosticar lo que no conoce. Entonces mientras más conozcamos, más vamos a identificar y sólo identificando vamos a tratar adecuadamente”, concluye la Dra. Emilia Arteaga.

Comentarios: