Chiapas: tierra paradisíaca y ancestral

* Jorge Castañeda Lunar

Atracciones turísticas fuera de serie, biodiversidad, gastronomía especial, y, sobre todo, riqueza cultural, es lo que define a Chiapas como un destino turístico y visita obligada, pues pisar su tierra es un gozo y privilegio.

Palenque, la Selva Lacandona y los ecoparques, son tan solo algunos de los atractivos que el lugar ofrece. ¿Por dónde empezar?

Ecoparque Los Aluxes

El Ecoparque Los Aluxes, integra la exuberante vida silvestre de la selva, pues se ha convertido en un centro de conservación y rescate de la vida silvestre, que ofrece un novedoso y atractivo concepto de parque ecológico inspirado en la cultura maya y diseñado para la recreación familiar y la educación ambiental en total convivencia con la naturaleza. El Ecoparque, que cuenta con 32 hectáreas, se ha convertido en un centro de apoyo para el cuidado y rehabilitación de fauna silvestre decomisada por las autoridades.

Al visitarlo, se aprende a conocer y convivir con las guacamayas, los tucanes, las tortugas gigantes y otros espléndidos animales de la región. También posee una zona de avistamiento, ideal para capturar instantes únicos de la vida de la selva y de la zona arqueológica que se observa a los lejos.

Y como tierra ancestral, el parque obedece su nombre a un ser mágico con figura humana parecido a un elfo, creado por el J’men o sacerdote maya a partir del barro y partes de animales. Los aluxes son duendes eternamente jóvenes, alegres y juguetones que pueden comunicarse con cualquier animal del bosque; cuidan los cultivos y protegen las selvas para la fauna silvestre.

Zonas Arqueológicas: Palenque, Bonampak y Yaxchilán

Es una de las mas completas a nivel arqueológico ene l país, conocerla es descubrir el alma del mundo Maya; es entender mitos, rituales, creencias y admirar la arquitectura majestuosa de nuestros antepasados.

Palenque: inscrita en la Lista de Patrimonio Mundial en 1987 como uno de los principales sitios mayas que ejerció su influencia sobre otros asentamientos de la cuenca del río Usumacinta, es una superficie de 16 kilómetros con mas de 200 estructuras arquitectónicas y construcciones, entre las que destacan el Templo de las Inscripciones, el Gran Palacio, el Templo XI, los templos de La Cruz Foliada, del Sol y del Conde, así como el Juego de Pelota. En los alrededores de la zona arqueológica, se puede practicar el trekking y apreciar la flora y fauna.

Yaxchilán: Importante ciudad durante el Periodo Clásico maya y que dominó un amplio territorio en ambos lados del río. El sitio cuenta con una plaza principal unida a las Acrópolis central, sur y del oeste a través de caminos en la selva. Las escalinatas de la Acrópolis Central es una de las construcciones más emblemáticas donde existen varias esculturas que retratan la historia de la ciudad. Otro lugar de interés es el edificio conocido como “El Laberinto” debido a las numerosas salas unidas por escalinatas.

Bonampak: Famoso por los frescos de los reyes que gobernaron la ciudad durante el Periodo Clásico, así como algunos de los rituales mayas.

Y ya que se está en esta zona, vale la pena visitar Ecomundo, un parque recreativo, enmarcado por su exótica selva tropical, cascadas de agua cristalina, senderos, miradores y atractivas actividades de esparcimiento para todos. Este sitio es idóneo para practicar turismo de aventura y observar la naturaleza.

Sierra Lacandona: Este imponente lugar se ubica al Este de Chiapas. Se sabe que en el pasado fue una superficie de mas de un millón de hectáreas y fue el sustento de la civilización maya. Su nombre proviene de la comunidad indígena que habita en ésta desde la época prehispánica: los lacandones y significa Peña Grande o Peñón (de lacam: grande; y tun: piedra). El territorio de los lacandones abarcaba la isleta principal del lago Miramar en la que tenían edificada la cabecera de su extenso territorio selvático. Cuando los españoles cambiaron el topónimo maya Lacam-Tun por Lacandón, utilizaron este nombre castellanizado para indicar no sólo a la isla sino también a la laguna y a la comarca en su derredor. En esta área se tienen registradas alrededor de 70 especies de mamíferos, como el mono araña, el mono saraguato, el ocelote, el jaguar y 306 especies de aves como el tucán real y la guacamaya roja además de reptiles como la boa constrictor, las coralillo y la nauyaca, algunas de estas especies se encuentran en peligro de extinción.

Sin duda, Chiapas es un conglomerado de naturaleza, misticismo y armonía, en donde el pasado y el presente conviven, en donde el desarrollo social y el intercambio cultural entre comunidades y visitantes coexisten para bien de la región.

* Jorge Castañeda, director de la revista Notiexpos y Congresos.

Comentarios: